Desde que era pequeño siempre veía videos de ciclistas bajando por los senderos de montaña con sus perros siguiéndolos de cerca. Siempre he crecido con Golder Retrievers, y estos suelen tener problemas de cadera que no le permiten hacer mucho ejercicio, ya que les puede perjudicar cuando son mayores. Así que cuando adoptamos a Moka no esperaba que se convirtiera en mi mejor compañera de aventuras en bicicleta.

La primera vez que Moka me acompañó con la bicicleta fue cuando tenía unas 16 semanas. Me persiguió por una pista de saltos que hay cerca del parking en “Los almendrales”, en los montes de Málaga. Hace poco María encontró un video de ese mismo día.

Moka’s first Mountain Bike Ride.

Y desde ese día hasta hoy, se ha convertido en uno de esos perros que ves en Pinkbike y Youtube. ¡Le encanta cuando salgo con la bici de montaña o a hacer enduro!

Durante la primera vuelta del día está muy excitada, e intenta pasarme todo el rato. Siempre ensisto en enseñarle cómo debe comportarse cuando vamos con la bici, y hago que me siga ya que es peligroso ir pisándole los talones. Sin embargo, en las partes técnicas cuando voy algo más despacio suele adelantarme. Poco a poco le pillamos el truco a ir juntos y adaptarnos a la velocidad del otro.

He hecho un pequeño video de nuestras típicas salidas por las tardes en Málaga. ¡Espero que te guste!